Pantallas de plata (Spanish Edition)

Pantallas de plata (Spanish Edition)

Language: Spanish

Pages: 208

ISBN: 6071134498

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Cine y gran literatura en una obra inédita de Carlos Fuentes

Esta es la historia de una relación personal con el cine. Carlos Fuentes cuenta cómo fueron sus primeros acercamientos a las salas cinematográficas, de la mano de su padre, su consecuente deslumbramiento ante las imágenes en movimiento en la pantalla de plata, y su ulterior e incurable afición al cine.

El autor tuvo oportunidad de ver películas en un buen número de países a ambos lados del Atlántico, de conocer a grandes directores y célebres actores y actrices, de escribir guiones y ver llevadas al celuloide obras que él escribió, de ser jurado en festivales famosos e, incluso, de actuar.

De todo ello deriva una experiencia única que aquí narra en términos absolutamente confesionales y buena parte del tiempo en primera persona. Sus preferencias y gustos, sus obsesiones, su interpretación de obras, actitudes, tendencias, estilos: todo eso y más se encuentra escrito de manera más narrativa que ensayística.

Esta obra, tal y como la dejó escrita el autor, es un regalo para sus lectores, y en especial para aquellos que disfrutan del buen cine de todos los tiempos.

La crítica ha dicho...
«La vasta obra de Fuentes como novelista, ensayista y dramaturgo y enseñante en las principales universidades de Europa, Estados Unidos e Hispanoamérica, hacen de él, juntamente con el fallecido Juan Rulfo, los dos polos de la narrativa mexicana e iberoamericana contemporánea.»
Augusto Roa Bastos

«Admiro esa incesante energía de invención que tiene para buscar cada vez un nuevo camino para decir lo que todo escritor tiene que decir, que son dos o tres cosas pero que constituyen su razón de existir.»
Á?lvaro Mutis

«A lo largo de toda su carrera literaria Carlos Fuentes llevó adelante la vasta tarea de hacer de la invención un instrumento aleccionador de la historia, o al revés, en ese constante juego de espejos que fue su escritura.»
Sergio Ramírez, El País

«Carlos Fuentes ha abierto frentes, ha contribuido al progreso del arte de narrar y ha dado voz al compromiso con los semejantes.»
Santos Sanz Villanueva, El Mundo

«El magisterio de Fuentes es inagotable.»
Juan Gabriel Vásquez, El País

«El mejor autor del mundo. El más grande intérprete de Hispanoamérica.»
J. J. Armas Marcelo, ABC Cultural

ENGLISH DESCRIPTION This is the story of a personal relationship with cinema. Carlos Fuentes tells about his earliest encounter with a movie theater while accompanied by his father, the dazzling moving images on the silver screen, and his subsequent and incurable love for cinema. The author had the opportunity to see movies in a good number of countries on both sides of the Atlantic, to know great directors and famous actors and actresses, to write screenplays, to see his own works translated to film, to be a judge in renowned festivals, and even to act. From all of this he derives a unique experience that he narrates here in absolutely confessional terms, and a good part of the time in first person. His preferences and likes, his obsessions, his interpretation of works, attitudes, tendencies, styles; all this and more is found here, written in a style more narrative than essay in tone. This work, just as it was written by the author, is a gift for readers, especially those who enjoy the greatest films of all time.

Documentary Dilemmas: Frederick Wiseman's Titicut Follies

Donald Shebib's Goin' Down the Road (Canadian Cinema, Volume 8)

Let the Right One in (Devil's Advocates)

Monster Rally

Conversations with Scorsese

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

alejado de “Archie Leach”, de F. Dexter Haven. A partir de Philadelphia, Grant se convierte en galán de galanes, actor de actores, favorito de Hitchcock en Suspicion (1941), Notorious (1946) y North by Northwest (1959), pero también cómico-burlesco en Arsénico y encaje antiguo (1944, Frank Capra), galán de sociedad (The awful truth, 1937, Bringing up baby, 1938), actor romántico (Talk of the town, George Stevens, 1942). Era natural que los actores renunciaran a una personalidad cotidiana

convierte en criminales a los muchachos en Dead end, y en Angels with dirty faces (1938). Los finales del actor son impresionantes. En Public Enemy (1931) es entregado a la puerta de la casa de su madre muerto y envuelto como una momia. En White heat (1949) relación con la madre reanima los caracteres de Cagney, sobre todo cuando la madre es más criminal que el propio hijo. Margaret Wycherly, en White heat, le exige a Cagney crímenes cada vez mayores, misoginia brutal contra su amante (Virginia

la cabeza. Greta Gustafsson. Debutó en La calle sin alegría (1925; G.W. Pabst) y en La saga de Gösta Berling (1924). Su Pigmalión, Mauritz Stiller, la llevó a Hollywood. Posó en traje de baño, mal. Tenía los pies demasiado grandes. El rostro era magnífico. Se podía esculpir con luz sobre los ángulos faciales, la boca a la vez sensual y egoísta, las cejas de pasión, el enojo y el tedio. Los ojos, sobre todo, ansiosos, amenazantes, entrenados, sospechosos. Se convirtió en estrella del cine mudo.

(es mudo) a Ninón Sevilla en Aventurera (1950) o personificar, ni más ni menos, a Benito Juárez (mejor que Paul Muni, Mexicanos al grito de guerra, 1943). Pero dentro de su espléndida villanía, Inclán tiene un papel de verdad sobresaliente en Los olvidados de Luis Buñuel (1950), como El Ciego. Inclán insulta a niños, seduce a niñas, es hombre-orquesta, delata, roba, ahora con miseria y al cabo es golpeado hasta la inmisericordia por el Jaibo y su pandilla. Sólo dos “malos” compiten con Inclán.

fantasma de Clark Gable y de allí en adelante, de película mala en película peor, ya nunca lo abandonó. El fantasma —“el rey de Hollywood”— lo precedía y lo burlaba. Hasta que en The misfits (1962) el fantasma encontró a Gable. El actor insistió en hacer todo el rudo trabajo de lazar caballos salvajes. El esfuerzo le costó la vida. A los cincuenta y nueve años, el fantasma de Clark Gable volvió a unirse al cuerpo de Clark Gable. Película trágica: murieron muy pronto, y más jóvenes que Gable, sus

Download sample

Download